Ventas

Mandamientos de las ventas

Si estás decidido a convertirte en un súper vendedor, el primer paso es preparar una estrategia efectiva que te permita alcanzar los objetivos, los cuales debes tener. Para ello, comienza por seguir estas reglas básicas. Y recuerda: lo primero que debes aprender es a venderte tus ideas a ti mismo.

1.- No pienses que todos son tus clientes

Una vez que tengas preparada tu estrategia, el siguiente paso es hallar a las personas que tengan el dinero suficiente para adquirir tu oferta. No pierdas tiempo en promocionar tu producto o servicio entre quienes, no tienen siquiera la necesidad ni los recursos económicos para comprarlo.

2.- No confíes sólo en la improvisación

La solución es aprender a elaborar una buena presentación que dure de 30 segundos a tres minutos y que sea impactante. La solución es más sencilla de lo que te imaginas.

El “pitch del elevador” es clave: cuando alguien te pregunta a qué te dedicas o qué es lo que vendes, tienes que ser conciso, a tal extremo que puedas dar una buena respuesta, incluso, en 30 segundos. El objetivo no sólo es que la otra persona sepa qué es lo que haces, sino también transmitirle cierta emoción para despertar su interés por obtener más información.

3.- No permitas que sólo los vendedores vendan

Lo más importante es que todas las personas de tu equipo sepan cómo vender. Eso incluye cómo hacer una presentación y cómo manejar objeciones de manera efectiva. El error más grande que cometen la mayoría de los emprendedores o empresarios es que piensan que el departamento de ventas es el único que debe vender.

Pero todos los integrantes de una empresa desde la persona encargada de contestar las llamadas hasta el director general deben tener esa habilidad. No olvides que todos forman parte de una misma organización.

4.- No pierdas ninguna venta

Muchos vendedores saben cómo comunicar la oportunidad del negocio, pero a la hora de cerrar son un tanto “tibios”, es decir, les da pena. Y la razón es sencilla: no quieren parecer incisivos o no encuentran la manera de poner presión al cliente. En ese momento es cuando fallan.

La venta se cierra durante la presentación, no es algo que haces al final. Para lograrlo, tu mejor estrategia es realizar preguntas que te ayuden a obtener información a tu favor.

Es clave que desde el principio ayudes a tu prospecto a tener claro por qué quiere comprar o cuál es la solución que busca. Así, evitarás que posteriormente se te dificulte el cierre de la venta.

Comment here